Historia

La historia de la pizza está ligada al consumo del pan por parte de la humanidad. En el antiguo Egipto al descubrir la levadura empiezan a prepararse una especie de panes con la forma y el color del sol, con harina, agua y miel. En la antigua Grecia este pan fue evolucionando y le añadían grasa, especies, ajo y cebolla. En la época de Dario I el Grande los soldados persas le posaban al pan queso fuera y dátiles. En Italia se conocía como “pizza bianca” elaborada con pan, grasa, hierbas, ajo, cebolla, olivas… los ingredientes disponibles en la mayoría de los hogares humildes, era un plato al alcance de la mayoría.

Con la llegada del tomate a Europa desde América, este plato dio un giro inesperado. Siendo en Nápoles en el siglo XVI cuando se empezó a consumir los tomates como alimento mientras que en el resto de Europa no se consumieron hasta el siglo XVIII.

Al principio el tomate se consideraba venenoso y solo se utilizaba en la jardinería a manera decorativa, no eran contemplados como alimento, hasta que un día un campesino napolitano por su necesidad de comida, acompañó su pan de un tomate y le encantó, al sobrevivir se corrió la voz y a partir de semillas la gente humilde napolitana empezó a comer los tomates con sus panes secos. Convirtiéndose esta combinación de pan con tomate en un plato muy querido en la región de Nápoles. Al ser un plato consumido principalmente por la gente humilde, la mayoría no poseían un horno propio por el que preparaban la masa en sus casas y se lo llevaban al panadero para hornearla. Con el paso del tiempo, a causa de su gran demanda, los pizzeros napolitanos crean su propio gremio, separado de los clásicos panaderos, preparando ellos mismos la demasiada y horneándola, volviéndose un plato muy popular entre la gente que se lo llevaba en su casa o se lo comía en la calle, apareciendo también vendedores ambulantes de este rico manjar.

Es en el siglo XVII en Italia, concretamente en Nápoles, cuando aparece la pizza como plato popular tal como la conocemos hoy en día.

Se abre la primera pizzería en 1830 “Puerto’ Alba”, a la cual auguraban poco futuro y sin embargo sigue abierta hasta hoy en día.

Raffaele Espósito, un conocido pizzero de Nápoles de aquella época, amo de la pizzería “Pietro il Pizzaiolo”, que hoy conocemos bajo el nombre de “Pizzería Brandy”, en junio de 1889 fue el encargado de elaborar unas pizzas para los reyes italianos, Don Umberto I y Doña Margarita de Savoya, que se encontraban en Nápoles y se los antojó probar este plato tan famoso que consumía la gente humilde de la ciudad, solicitante que se las llevaran a la residencia real. Raffaele Espósito horneó y envió a sus majestades tres pizzas diferentes: la primera, “Mastunicola”, elaborada con manteca de cerdo, queso y albahaca; la segunda, denominada “Marinara”, condimentada con ajo, óleo y tomates; y la tercera, que denominó “Monarca” con la cual quiso honrar a los reyes dibujando los colores de la bandera nacional italiana (verde, blanco y rojo) con los ingredientes albahaca, queso mozzarella y tomates. Resultando esta última ser la preferida de la reina, por lo cual fue rebautizada por Raffaele Espósito como “Pizza Margarita”.

A partir de este momento todos querían probar la pizza preferida de la reina, por lo cual se extendió por toda Italia rápidamente convirtiéndose en el símbolo gastronómico de todo el país y en un elemento unificador puesto que todos desde la reina hasta el más humilde campesino podían comerla.

No pasó mucho de tiempo porque la pizza fuera conocida y apreciada más allá de Italia y conquistara el mundo entero.

Esta es una tienda de demostración para realizar pruebas — no se completará ningún pedido. Descartar